€70
Por dia
€380
Por Semana
€1200
Por mes

La gama Jumper de Citroën resulta ser una de las más completas de cuantas conforman la oferta actual de furgonetas dedicadas al transporte más profesional.

A nivel mecánico, disponemos de un motor de 2,2 litros de cilindrada y 130 CV con un cambio manual de 6 relaciones.

La actualización de la que fue objeto la Citroën Jumper hace unos meses ha dado como resultado un vehículo de un gran atractivo del que sobresale un frontal perfilado (faros, parilla y paragolpes son de nuevo diseño) lleno de personalidad que rezuma dinamismo y robustez a partes iguales.

Por lo que respecta al interior, las modificaciones realizadas se han hecho pensando en convertir el habitáculo en una auténtica oficina rodante. Para empezar, existen multitud de huecos y bandejas portaobjetos (hasta un total de 10) repartidos por toda la cabina. A destacar en este sentido las dos bandejas superiores ubicadas por encima del parabrisas, la habitual a la altura de los parasoles y una segunda localizada en la parte superior del techo como continuación de la zona que delimita la parte delantera del compartimento de carga.

Esta es la versión L2H2 (de 5,41 metros de longitud y 2,52 metros de altura). El volumen máximo efectivo llega a los 11,5 m3, con una carga útil de 1.165 kilos.

En cuanto a su capacidad de respuesta, es correcta sin más, ya que no es hasta las 2.000 rpm cuando da lo mejor de sí mismo, momento en el que notamos un gran empuje bajo nuestro pie derecho. Una fuerza, además, que se mantiene prácticamente invariable en un amplio margen de la banda de utilización, lo que nos garantiza contar siempre con la potencia necesaria para acometer todo tipo de maniobras. Sólo hay que echar un vistazo al cuadro de recuperaciones para comprobar que, a pesar de su gran volumen y alto peso, responde perfectamente a nuestra demanda.

A todo ello, la relación del cambio ayuda a no llevar nunca una marcha forzada y a mantenernos en unos regímenes adecuados como para que el consumo de combustible no se dispare en ningún caso. Es más, con una conducción moderada en áreas interurbanas, el gasto no va mucho más allá de los siete litros de media.

El comportamiento del modelo francés es bastante correcto, tanto en circulación urbana como en tránsitos en los que hay que hacer continuos cambios de dirección y apoyos de la carrocería a izquierda y derecha.

En ciudad presenta una excelente maniobrabilidad, particularidad en la que tiene mucho que ver la suavidad y precisión de la dirección, mientras que en carretera abierta el vehículo se mantiene bastante estable (siempre aparece un ligero subviraje, lógico por otra parte en un tracción delantera de volumen considerable), no teniendo la percepción en ningún momento de inestabilidad.

Así y todo, la dotación tecnológica de la Jumper es realmente alta, destacando en este sentido el control de tracción inteligente (CTI), que asegura una mayor motricidad en el momento en que circulamos por firmes de baja adherencia (con barro, nieve, hielo, etc.) al transferir la fuerza motriz a la rueda que tiene mayor contacto con la calzada.

Especificaciones

Lugar de entrega: Valencia
Combustible: Devolver igual
Millaje permitido : 150 km/dia
Caja de cambios: Manual
Puertas: 4
Pasajeros: 3
Equipaje: 5

Característica

Deja un comentario