¿Qué seguro de coches de alquiler debo elegir?

Si es la primera vez que alquilas un coche, si vas a un destino nuevo o incluso si eres un viajero experimentado, puede que no entiendas bien qué cubren los diferentes seguros de alquiler de coches y cuál es el que más te conviene. Aquí te damos algunos consejos sobre qué tipo de seguro de coches de alquiler elegir.

Las dos cosas fundamentales que debes tener en cuenta son qué incluye el seguro y qué necesitas. Durante el proceso de reserva la empresa proveedora te ofrecerá diferentes opciones de seguro, y lo más probable es que cuando vayas a recoger el vehículo a la oficina te ofrezcan cobertura extra. Para ello es necesario que conozcas los nombres de los diferentes tipos de seguros de alquiler de coches (CDW, LDW, PAI, etcétera) y qué incluyen. Y también te conviene pararte a pensar por un segundo en qué tipo de conductor eres. Si has tenido que dar varios partes de accidentes en el último año a tu aseguradora, quizás te convenga ampliar la cobertura, pero si tu póliza lleva diez años criando polvo porque nunca le has hecho ni un rasguño a tu propio coche y vas a conducir por una ciudad que ya conoces, quizás no tengas que exagerar.

¿Qué incluye mi seguro de coche de alquiler?

Siempre estará especificado en la reserva, y varía entre compañías o incluso entre países y modelos de coches. Por lo general, no obstante, lo más común es que el precio del alquiler de coche incluya un seguro. En muchos sitios leerás que dice que la reserva lleva el ‘seguro obligatorio’ incluido sin ningún coste adicional.

Esto se aplica solo en algunos países en los que la ley regula que todos los coches tienen que ir asegurados y es básicamente un seguro de responsabilidad civil. Es decir, cubre los daños que puedas hacer a otras personas o a la propiedad de otros en un coche de alquiler. Ten en cuenta que en algunas partes de Estados Unidos y en otros países no es obligatorio ir asegurado y por tanto tu coche de alquiler no tendrá ningún seguro incluido en la reserva si no lo contratas de manera adicional.

Además, el precio del alquiler del coche también suele incluir seguro antirrobo y seguro para cubrir los daños causados al vehículo en caso de colisión. Eso sí, suelen venir condicionados a una franquicia, que es un importe mínimo que el usuario siempre tendrá que pagar en caso de daños.

El seguro obligatorio no suele ofrecer cobertura por daños personales sufridos por ti u otras personas en el vehículo, ni daños al coche como rotura de parabrisas o de neumáticos. Para ello tendrías que contratar un seguro adicional.

¿Debo contratar un seguro adicional para el coche de alquiler?

Una de las posibilidades más comunes que se ofrecen es pagar una tarifa para el reembolso de la franquicia en caso de accidente. Es decir: recoges el coche en la oficina y la empresa se queda con un depósito a modo de franquicia, tienes un accidente, la empresa se queda con la franquicia pero luego te la devuelve (quitando gastos de gestión).

Contratar este reembolso tiene sentido sobre todo en el caso de vehículos caros, como descapotables o coches de lujo, o si sabes que vas a conducir por una zona con alto riesgo de accidentes (o, como hemos dicho, que tú tengas tendencia a ellos).

En caso de que el coche que has alquilado no tenga ningún tipo de seguro, sí que es recomendable contratar un seguro adicional, al menos el de responsabilidad civil. Pero, como hemos dicho, por lo general la ley obliga a que se incluya otro tipo de seguro en el precio.

Lo más común junto al reembolso de franquicia es transformar el CDW (que es la exención de pago básica) en un LDW, que digamos que funciona como seguro a todo riesgo. Si este te conviene o no depende por ejemplo de la cantidad de días que vayas a alquilar el coche: si lo tienes por un periodo prolongado, a veces te saldrá más caro ampliar el seguro que pagar la franquicia, por lo que en ese caso lo mejor es quedarse con el básico. Ahí tendrías otras dos opciones más: arriesgarte y que se queden con la franquicia si tienes un accidente, o pagar el reembolso de franquicia. Depende, claro está, de si el LDW cubre los mismos daños de los que tú te harías responsable con la franquicia en caso de accidente.

¿Cubre mi seguro el alquiler de coches?

Puede ser. En ese caso no tendrías que preocuparte de añadir un seguro adicional (aunque no te rebajaría el precio en caso de que incluya el seguro obligatorio). Si tu póliza incluye el alquiler de coches, comprueba con la aseguradora si tiene la misma cobertura al cambiar de modelo (por ejemplo, si tú tienes un Fiat Punto asegurado y alquilas un Nissan Passat, puede que tu póliza solo cubra el valor de un Fiat independientemente de qué coche cubra los daños).

También hay tarjetas de crédito que ofrecen cobertura para coches de alquiler. Obviamente en ese caso debes pagar la reserva con esa misma tarjeta, y asegurarte bien de qué incluye. A veces las tarjetas te ofrecen un seguro pero con la condición de que tú pagues los daños primero y luego se los reclames, lo cual puede ser un proceso complicado.

Consejos para ahorrar en el seguro del coche de alquiler

Comprobar en primer lugar si alguna de tus pólizas ofrece alguna cobertura (como las que hemos comentado de tu propio coche o tu tarjeta de crédito) te puede ahorrar bastante dinero. Pero ante todo y sobre todo, lo importante es que revises el vehículo a fondo, sobre todo si no llevas un seguro a todo riesgo. Antes de llevártelo de la oficina, comprueba las luces, inspecciona la chapa, la tapicería y los neumáticos y pide que te pongan por escrito cualquier desperfecto. Eso evitará que luego te deduzcan los daños de la franquicia.

Además, también es posible contratar un seguro con una compañía externa. Esto es muy ventajoso sobre todo si alquilas coches con frecuencia, ya que puedes pagar un seguro a todo riesgo anual que te cubra con diferentes compañías y en varios países (normalmente te saldrá a cuenta incluso si solo alquilas un coche una vez por un periodo superior a dos semanas). Sin embargo, mira bien la letra pequeña y también considera sus antecedentes, las opiniones de los usuarios y cómo es su atención al cliente -lo último que quieres es estar con un coche de alquiler en una carretera de Asia y que no te respondan al teléfono en la aseguradora. Y sobre todo, ten en cuenta que si contratas el seguro de coches con terceros lo más común es que tú tengas que pagarle a la empresa de alquiler los daños primero y luego tú reclames el importe a la aseguradora.

Cumple los términos del seguro

Por último, es muy importante que cumplas todas las condiciones que se establezcan en la reserva o, en caso de daños, la compañía podría reclamarte la totalidad del importe. Por ejemplo, si no pagas por un conductor adicional el seguro no cubre a esa segunda persona si ella es la que conduce cuando tenéis un percance. Lo mismo ocurre si llevas el auto de alquiler a zonas específicamente prohibidas en los términos y condiciones (por ejemplo, algunas empresas prohíben que saques ciertos vehículos del país). También pueden eximirse de responsabilidad en caso de negligencia por tu parte; por ejemplo, si conduces por encima de la tasa de alcoholemia (algo que no solo te traerá problemas con la empresa sino también con la ley, por lo que debes asegurarte de conocer la legislación de tráfico de cada país).

Deja un comentario